BUENO, BONITO Y BARATO

Muchas veces como pasteleros, nos encontramos recibiendo consultas de presupuestos a partir de una imagen de trabajos realizados por otras personas o con propuestas para crear algo desde cero, con ciertas pautas a tener en cuenta.

En cuanto ahondamos en preguntar más para saber las cantidades o kg que desean pedir, si quieren algo idéntico a la foto enviada o la cantidad de detalles, recibimos ciertas respuestas. «Quiero algo sencillo, somos pocas personas» o «Es para el jardín, son pocos chicos y no comen mucho» o «Es para regalarle un lindo detalle así que sería algo simbólico». He aquí el tema, generalmente estas respuestas van acompañadas de tortas de mas de 2kg o de dos niveles (o más), súper decoradas y con fotos sacadas de internet, que en muchísimos casos, incluso son trabajos únicos realizados para exposiciones, competencias de pastelería e inclusive maquetas no comestibles con materiales absolutamente diferentes a las posibilidades que tienen los materiales comestibles…

Es por esto que les compartimos este Cuento con moraleja 😉

HISTORIA DE UNA MUJER QUE QUERIA COMPRAR UN PASTEL BUENO, BONITO Y BARATO

«Una mujer quería comprar un hermoso pastel, así que fue a buscar a un pastelero que era famoso por los sorprendentes pasteles que hacía, pero cuyos precios obviamente también eran un poco elevados debido a la calidad de su trabajo.

El pastelero le cotizó el pastel a la dama y a ésta le pareció extremadamente caro, así que el pastelero le preguntó cuanto le parecía que ella debería pagar por ese pastel, a lo que ella respondió «X» cantidad. «Verá usted», dijo la dama «el harina cuesta tanto, los huevos, tanto, el fondant tanto, hasta el molde puede llegar a costar, tanto. Así que, creo que ese es el precio justo».

El pastelero aceptó el trato y le prometió su pastel para la fecha pactada. La dama se fue encantada a platicarle a sus amistades el fabuloso trato que había hecho y presumiendo lo inteligente que era.

Se llegó el día de la entrega del pastel, y la dama estaba ansiosa de recibirlo. Cuando tocaron a la puerta y ella vio al pastelero con la enorme caja, se apresuró a abrirla para ver el hermoso pastel, pero para su sorpresa, la caja sólo traía: harina, huevos, fondant, etc. y hasta un molde.

La mujer enfurecida reclamó al pastelero: «¡¿Cómo pudo haberme hecho esto a mí?, ¡se supone que yo pagué por un pastel!».
A lo que el pastelero respetuosamente respondió: «No señora, usted pagó por la materia prima, nunca pagó por mi tiempo y mi trabajo, así que si algo falta en esta caja, tiene que pagar por él. Con su permiso.»

Moraleja: Cuando compras un pastel, no estás pagando por los ingredientes únicamente. Estás comprando: el pastel, los conocimientos, el tiempo, el esfuerzo, la habilidad, la dedicación y el amor que van implícitos en el pastel»

A modo de ejemplo: Muchos procesos llevan de tener el bizcocho ó bizcochuelo (casero además, no con premezclas) a tener la base de una torta ó pastel listo para decorar.

Además de contar con otro tipo de preparaciones como el relleno que se va a utilizar, colorantes y pastas de forrar y la habilidad y el tiempo necesario para darle una terminación lo más delicada y perfecta posible, acorde a lo pedido por el cliente.

En otro tipo de tortas por ejemplo, hay otros procesos diferentes:

Cubierta y sellado en Ganache Liso

Torta cubierta de crema lista para decorar

Y en otros casos, la torta cubierta es sólo el principio o lienzo en blanco para lo que será la decoración final, que lleva otros procesos aparte con muchísimos más detalles, herramientas y materiales con sus costos y tiempo de elaboración, que la torta cubierta como el primer paso.

Algo similar sucede en el caso de las Cookies ó Galletitas Decoradas que  aparte de la receta correcta (casera), tiempos de cocción, herramientas y técnica para preparar la masa o galletita sobre la que se aplica la decoración; tiene otro segundo proceso que es mucho más minucioso en muchas ocasiones y demanda más herramientas, habilidades e insumos, también con sus costos.

Por muchos motivos viene este cuento o historia a sintetizar que al hacer un pedido, tras el producto final hay muchísimas variables que hacen al precio. Incluyendo también el empaque, envase o caja donde se entregue dicho producto por lo que el slogan BUENO, BONITO Y BARATO depende de qué se tenga en cuenta a la hora de hacer un pedido 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *